Pinturas rupestres

Las pinturas rupestres de los Corrales de Silla se encuentran en tres oquedades de escasa profundidad abiertas en la roca caliza de un potente banco estratificado que forma un acantilado de unos 15 metros de altura máxima situado a la izquierda de la rambla de Arquela, aguas arriba del nacimiento del rio Tuéjar, a 1,5 Km. del casco urbano de Tuéjar.

En los abrigos III, II y I fue donde se realizaron las representaciones, que no tenían como único fin ser representaciones artísticas, sino que las empleaban como medio de comunicación, de señal territorial y de expresión de su imaginario colectivo. Además, los abrigos fueron empleados como refugio de pastores y ganados, de los que se conservan diversas estructuras y el topónimo del lugar.

Las Pinturas Rupestres de los Corrales de Silla, concretamente el abrigo II, están reconocidas como Bien de Interés Cultural, inscritas en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO (Kioto, 1998) bajo la denominación: Arte rupestre del Arco Mediterráneo de la Península Ibérica. El motivo de su inscripción es la excepcionalidad que la caracteriza, al permitirnos de forma gráfica conocer la evolución cultural, sobre todo del paso de la economía de caza y recolección a la producción de alimentos.

Los tres abrigos conservan en sus paredes las figuras que pertenecen al Arte Levantino, una de las formas de expresión gráfica que junto al Arte Macroesquemático y el Arte Esquemático se desarrollaron durante el Neolítico y que se extendió por el este de la Península Ibérica, con rasgos comunes que lo identifican y con diferencias regionales que permiten hablar de subterritorios. También sirvieron para expresar las diferencias tribales de los que habitaron el territorio entre el VIII y el III milenio a.C., siendo las figuras humanas y las de animales las más comunes; en cuanto a las figuras humanas se presentan en diferentes temáticas como la caza, temática bélica o de carácter más social donde existe un alto grado de estilización, con detalles de la indumentaria y del adorno. En cuanto a las figuras de animales, estas se pintan con mucho realismo, siendo las más frecuentes las especies silvestres como ciervos y cabras.

Las pinturas están elaboradas con pigmentos minerales de diferentes tonos en rojos, negros y blancos, donde las plumas de ave o tallos vegetales eran los pinceles de la época, ya que permitían realizar con precisión los trazos más finos.

Otra característica del Arte Levantino que podemos apreciar es la incorporación del soporte rocoso como accidentes geográficos y elementos del paisaje que acompañan a las figuras pintadas, donde agujeros, grietas y relieves de la pared se integran en las escenas.

Actualmente no es posible conocer con precisión la edad de las pinturas puesto que las técnicas no permiten obtener fechas exactas de su realización.

El primer abrigo que fue descubierto fue el III, hallado el día 5 de marzo de 1986 por los alumnos de un grupo escolar local junto a su maestro D. José Sánchez Sánchez mientras realizaban por la zona una visita de tipo geomorfológico. Días más tarde, el 3 de abril, fueron descubiertos en los abrigos I y II por técnicos especializados el resto de pinturas al realizar el estudio de las mismas.

El abrigo nº I, el que está situado a mayor altura puesto que el banco rocoso se presenta con pronunciada inclinación desde el río Tuéjar, donde se inicia y hasta lo alto del puntal donde acaba, es de reducidas dimensiones: unos 16 metros de longitud por 7 de profundidad máxima.

Éste conserva restos de una construcción ganadera: aterrazamiento en la zona más profunda y restos de un muro paralelo a la pared en el resto del abrigo. En el centro, sobre una pared vertical y a muy escasa altura del suelo se conserva un panel con figuras de estilo levantino; una gran figura humana y a su derecha una cierva de buenas proporciones algo difuminada debido a la capa calcítica que la recubre. Debajo de ésta hay un ciervo de difícil visión y otra figura animal de problemática identificación.

Por la similitud de la técnica se puede tantear que las figuras de este abrigo fueron realizadas en un mismo momento y por tanto formarían parte de una composición.

El abrigo nº II, amplio, de planta semicircular, situado entre los otros dos, fue utilizado como redil. Presenta las paredes muy modificadas, con grandes desconchados y desprendimientos, por lo que hace muy poco visible las figuras que se pueden observar: en la zona central, a 160 metros de altura del suelo actual, se puede apreciar dos zoomorfos y varios restos de figuras desaparecidas; entre los zoomorfos se identifica un pequeño bóvido poco naturalista, propio del momento final del ciclo levantino, y el cuerpo de otro, probablemente una cabra. Entre estas dos figuras no existe ninguna relación estética, puesto que se puede apreciar que cada una fue diseñada con una técnica diferente.

Debido a sus dimensiones, 25 metros de longitud, y a su fuerte desnivel, se dividió en dos mediante un muro central, quedando las pinturas en la zona más elevada.                             

El abrigo nº III, el descubierto por el grupo escolar, se localiza en el tramo medio del acantilado. Se trata de un abrigo de planta triangular de 6 metros de frente y 3 de profundidad.

En el techo se conserva un panel con 9 figuras de estilo levantino poco visibles a consecuencia de la alteración del soporte producida por el agua en épocas de mayor pluviosidad y por la acción de microorganismos, además del hollín de las innumerables hogueras encendidas, aunque bien es cierto que el estado de conservación entre unas y otras es muy diferente.

Las pinturas están realizadas con diferentes convenciones formales, lo que nos permite plantearnos que corresponden a distintos momentos dentro de la evolución del Arte Levantino. Éstas se realizaron en el techo, sobre un plano bastante regular y todas en color rojo. El deterioro de la superficie de la roca por efecto de las perturbaciones ambientales permite suponer que muchas de estas ya han desaparecido.

En su conjunto, entre las representaciones del abrigo III destacan las figuras humanas, entre las que predominan los arqueros, siendo el abrigo que más figuras contiene.

Para acercarnos a los autores es preciso considerar la información arqueológica existente en su entorno, todavía escasa. En el territorio de La Serranía los únicos yacimientos conocidos de cronología neolítica que han sido objeto de excavaciones y estudio son La Mangranera y la Covacha de Llatas, ambos en Andilla, correspondientes al V milenio a.C. y que constituyen asentamientos de grupos de tradición cultural mesolítica, caracterizados por una amplia movilidad residencial y sistemas económicos en los que la caza y recolección desempeñaban un papel destacado.

Las pinturas rupestres de la fase más antigua de los Corrales de Silla, las que corresponden a los grandes arqueros, pueden relacionarse con estas poblaciones.

Además, son diversos los factores que pueden influir en la elección del lugar escogido para pintar; factores tanto físicos como otros simbólicos relacionados con la percepción que sus autores tenían del paisaje. En cuanto a factores físicos, hay que tener en cuenta que el valle donde se localizan los abrigos reúne condiciones óptimas de habitabilidad con amplias cavidades como refugio, agua cercana, buenas condiciones como cazadero y afloramientos de sílex, mineral usado como materia prima para la elaboración de herramientas cortantes.

Por otro lado, la orografía y la sonoridad entran en lo considerado como factores simbólicos. Son varios los accidentes geográficos que delimitan y singularizan este espacio: la Lácaba y relieves prominentes como el frontón y el Corralejo, situados frente a los abrigos, demarcan su campo visual hacia el oeste. Las características orográficas del entorno confieren al lugar una acústica especial, valorada como un factor más a la hora de elegir el lugar para pintar, al entender la pintura como parte de un ritual en el que intervenían la música o el canto.

Dataciones:

Abrigo I : 10.000 años antes de J.C.

Abrigo II : 5.000 años antes de J.C.

Abrigo II : 6.000 años antes de J.C.

 

 

  • corrales de silla
Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
 
 

Cita Online